lunes, octubre 03, 2011

Si quieres llegar rápido, ve solo...

Después de hacer cosas como correr 100 kilómetros uno debe reflexionar, no hay que quedarse en lo superficial, uno no debe quedarse en la meta.

Yo he reflexionado y he podido experimentar en mis propias carnes algo que estoy harto de escucharle a mi amigo Felipe: "Si quieres llegar rápido, ve sólo. Si quieres llegar lejos, ve acompañado". Me guardo otros aspectos de mi reflexión para mi intimidad, sin embargo, no debo dejar pasar por alto lo experimentado. Desde luego lo importante de ciertas vivencias es aprender algo de ellas y yo he aprendido mucho de esta última. He aprendido muchas cosas sobre mí y muchas cosas sobre las personas que se mueven a mi alrededor.

Con esta entrada pretendo dar las gracias a mi equipo. A todos y cada uno de los miembros que forman mi equipo. Habrá quien se pregunte "¿Corres en un equipo?" Sí, corro en equipo, corro con mi equipo y quiero dar las gracias a todos y cada uno de los miembros.

Gracias Papá y Mamá por vuestro apoyo incondicional en todos los aspectos de mi vida y por éste en concreto. Sé que habéis sufrido mucho por mí, pero me dais fuerzas para siempre seguir adelante, para siempre querer dar un paso más, para siempre querer llegar más lejos, y no hablo sólo de correr. Como grité llegando a Manzanares "Si estáis conmigo no decaeré nunca". Gracias por vuestro duende que corrió conmigo de Madrid a Segovia y correrá conmigo muchas carreras más. Gracias.

Gracias Inoue por existir, por esa energía blanca que me das y porque con tus alas de ángel corrí de Madrid a Segovia, pero correré muchos kilómetros más. Gracias.

Gracias, Patricia, José Manuel y Daniel, porque, como dice Fidel, los buenos deseos y sentimientos siempre llegan a su destino. Los vuestros me llegan. Gracias por ser parte de mi equipo. Gracias.

Gracias David, Arantxa y Sara por los kilómetros que corristeis conmigo aquel 17 de septiembre pero sobre todo gracias por los kilómetros que nos quedan por recorrer. Gracias.

Gracias Alberto y Felipe, por vuestro apoyo y admiración y porque siempre tenéis unas palabras de aliento para mí. Gracias también por las metas volantes que me proporcionáis y porque me mantenéis los pies en la tierra. Gracias.

Gracias Dani, porque gracias a tu profesionalidad he conseguido algo que hace unos años era impensable para mí. Gracias.

Gracias a todos aquellos que me habéis animado o dado la enhorabuena en algún momento. Todo suma. Gracias.

No aspiro a llegar rápido, pero sí a llegar lejos y sé que con un buen equipo se puede llegar hasta límites insospechados.


GRACIAS EQUIPO.

6 comentarios:

Alberto dijo...

You´ll never walk alone.... mi querido amigo.

http://www.youtube.com/watch?v=drp0HJ9jfgw&feature=fvst

Oso dijo...

Alberto: lo sé y es maravilloso saberlo.

Disfruta y sé feliz.

Dialogotomía dijo...

¡Felicidades, David!
Sé lo duros que son esos retos, pero también el placer que nos reportan.

A por la siguiente.
La cuestión es no parar aunque nos arranquen las piernas.

Oso dijo...

Dialogotomía: tengo la sensación de que haríamos un buen equipo juntos en alguno de estos retos. Mi filosofía de la vida es seguir siempre hacia delante, siempre un paso más para luego dar otro, nunca parar.

Disfruta y sé feliz.

Dialogotomía dijo...

Bueno, bueno, me ganas en juventud y en resistencia física.
Creo que sería un lastre.

Admiro y comparto tu filosofía.

Un abrazo.

Oso dijo...

Dialogotomía: no tiene por qué ser una carrera de 100k. Puede ser una ruta de alta montaña o un paseo con tu bicicleta nueva por la sierra madrileña disfrutando de la compañía y del paisaje y de alguna bajada intensa ;)

Para mí no existen lastres cuando se trata de un compañero compartiendo experiencias.

Disfruta y sé feliz.