miércoles, septiembre 05, 2012

Abuelo, qué es la felicidad

- ¡Ay, hija mía! ¿Qué preguntas me haces? ¿Qué es la felicidad? Pues mira la felicidad es algo tan abstracto y tan difícil de definir... tal es así que la felicidad es diferente para cada persona.
- ¿No existe una definición de felicidad?
- Sí y no. Cada uno de nosotros definimos nuestra felicidad de una forma y a partir de esa definición conseguiremos ser más felices o menos felices.
- ¿Quiere eso decir que yo tengo que definir lo que es la felicidad para mí?
- Eso es.

La pequeña frunce el ceño mientras mira al suelo buscando en su pequeña cabecita la siguiente pregunta sin respuesta.

- Abuelo, ¿cómo se hace eso? - estalla la niña tras unos segundos de reflexión.- Yo nunca he tenido que definir nada.
- Mira, hija, a medida que te vayas haciendo mayor te irás dando cuenta de qué cosas quieres conseguir en la vida y con quién quieres compartirlas.
- ¿Cosas, abuelo? ¿Como un peluche?
- Sí, aunque no sólo cosas materiales. También otras cosas que no puedes tocar.
- No entiendo, abuelo. Si son cosas que no puedo tocar, ¿cómo voy a conseguirlas?
- ¿Te acuerdas del concurso de dibujos del colegio?
- Sí, estuve dibujando una semana entera. Me costó mucho hacerlo pero al final gané el estuche de pinturas que daban al primer premio.
- Y eso te hizo feliz, ¿verdad?
- Sí, estaba muy contenta porque había ganado el premio. El dibujo me había costado mucho.
- Eso es, habías trabajado muy duro, incluso dejaste de bajar con tus amiguitas al parque para dibujar, y al final todo ese trabajo tuvo su recompensa. La vida estará llena de concursos, cosas que quieres conseguir, que tendrás que ir escogiendo. Unos los ganarás y otros no, eso es así, sin embargo, el que no ganes te servirá para aprender a apreciar el que sí ganes.
- ¿Y podré escoger cualquier concurso que yo quiera?
- Efectivamente, a medida que pase el tiempo te irás dando cuenta de que quieres conseguir unas cosas antes que otras y entonces escogerás. Por ejemplo, ahora te gusta dibujar pero a lo mejor en el futuro te gusta cantar, jugar con la pelota o hacer esculturas y poco a poco tendrás que escoger cuáles de esas cosas te apetecen más conseguir y compartir.
- ¿Compartir, abuelo?
- Sí, hija, compartir.
- ¿Pero cómo se pueden compartir cosas que no se pueden tocar?
- Verás, ¿qué fue lo primero que hiciste cuando viniste a verme después de ganar el estuche de pinturas?
- Fui corriendo a enseñártelo.
- Eso es, viniste y me lo enseñaste, porque querías que yo viera lo que tú habías conseguido y que te hacía tan feliz. Así es como se comparten los logros que uno consigue, contándoselo y mostrándoselo a las personas que quieres. Incluso habrá veces que querrás incluir a esas personas en lo que estás haciendo para que lo disfruten contigo.

La niña agacha la cabeza de nuevo pensativa y se queda mirando a sus manos que juguetean lentamente.

- Abuelo, esto de ser feliz parece muy difícil.

El abuelo rompe a reír a carcajadas y le responde.

- No te preocupes, pequeña, yo te ayudo hasta que tú vayas aprendiendo. Dime, ¿qué es lo que más te gusta que hagamos juntos?
- Pues... -piensa. -Me gusta mucho cuando nos bajamos al parque, paseamos y me cuentas cosas.
- No se diga más, bajemos al parque a dar un paseo.

6 comentarios:

Potter dijo...

Muy bueno y maduro David!!

David Roncero Domínguez dijo...

Potter: gracias.

Disfruta y se feliz.

Alberto Fernández dijo...

Gracias David.

David Roncero Domínguez dijo...

Alberto: de nada,

Disfruta y sé feliz.

susana dijo...

muy tierno.

David Roncero Domínguez dijo...

Susana: la pequeña es un cielo y el abuelo es muy sabio.

Disfruta y sé feliz.